Si desea recibir en su correo electrónico la correspondencia de la Hermandad y Esclavitud de San José, envía un correo indicando su nombre a:

secretaria@patronsanjose.net
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inicio » Historia » La imagen de San José

La imagen de San José

 

La efigie del Patrón de San Fernando, el Bendito Patriarca San José, es de autor desconocido. Es una bella talla de vestir de finales del siglo XVIII, que muestra un rostro dulce y sosegado.

Sobre su autoría, se han barajado los nombres del Maestro de mascarones del Arsenal de La Carraca Samuel Howe, así como el del más aventajado de sus discípulos, su yerno José Tomás de Sirartegui Saralegüi.

El gran parecido existente entre la imagen de San José con la del Santísimo Cristo de la Expiración de la Hermandad isleña del Silencio, y con el Santísimo Cristo Yacente de la Hermandad del Santo Entierro, también de nuestra ciudad, fueron, entre otras investigaciones, los indicativos para pensar en los dos autores citados. Sin embargo, ambas imágenes citadas son de Sirartegui, ambas documentadas.

El escultor isleño y profesor de Bellas Artes, D. Alfonso Barraquero García, hermano de nuestra Hermandad, cree que la imagen es sin duda de Samuel Howe. Sin embargo, el historiador Fernando Mósig Pérez y varios miembros de la Junta de Gobierno, también historiadores, sostienen que podría perfectamente ser obra de Sirartegui, atendiendo a unos parámetros cronológicos estudiados sobre las vidas de ambos. Además, en el Arsenal de La Carraca existe una imagen de menor tamaño del Patriarca que es prácticamente igual a la del Patrón. No cabe duda que es obra de alguno de los escultores de La Carraca, cuyo maestro era Howe y que esculpían todos consiguiendo rasgos muy parecidos entre las distintas imágenes. Podría sin duda ser obra este San José de Sirartegui o de Howe, como de cualquiera de los restantes escultores de la escuela carraqueña. Sea como fuere, el parecido es patente y hay quien afirma que podría ser el modelo previo del que saliese la imagen de nuestro Titular.

 

Para complicar aún más las cosas, aparece en los archivos de la Iglesia Mayor un contrato firmado para la ejecución de una imagen de San José en el que se contempla como escultor de la misma a Giovanni Gandolfo. No obstante, parece que la imagen a la que se hace referencia en este contrato de 1.773, según Mósig, podría ser una que se encuentra en el altar de San Miguel Arcángel y que es de un tamaño reducido o bien otra desaparecida. O incluso podría darse el caso de que fuese la del Patrón, retocada pocos años después por Howe o Sirartegui.

No cabe duda que el misterio sobre su autoría sigue planeando sobre los miembros de la Hermandad y se está a la espera de nuevas investigaciones que arrojen luz al respecto. La imagen podría haber sido retocada (que no restaurada) en 1954 por el escultor isleño D. Antonio Bey Olvera (aunque esto es una tradición moral y no existe constancia documental de ello), quien restauró el altar de la Hermandad a petición del Ayuntamiento de la ciudad en el citado año (de esto si hay constancia documental). En la década de los años ochenta se retocaría nuevamente la imagen por nuestro hermano D. Alfonso Barraquero García para arreglar unos pequeños desperfectos en la mascarilla. La imagen jamás ha sufrido una restauración profunda (al menos que se sepa) puesto que se halla en excelentes condiciones. Quizás, el día que se realice, alguien encuentre una firma o algún pergamino en su interior que confirme su autoría. Por lo pronto, las brillantes manos que labraron tan sublime simulacro, siguen sin tener un nombre oficial.

Por su parte la imagen del Bendito Niño Dios es igualmente de autor desconocido y parece datar de la misma época que San José, si bien no existe seguridad de que la efigie sea la que originariamente tuvo la imagen josefina. Lo que sí parece claro es que quien lo modeló tuvo el mismo gusto y finura que quien hiciese a San José. La clave que hace pensar a muchos que la imagen del niño podría no ser del mismo conjunto iconográfico de San José está nuevamente en el Arsenal de La Carraca. La citada imagen que existe allí porta un Niño Dios que pasa su mano derecha por la espalda de su casto Padre, de manera que San José gira levemente su cabeza hacia su izquierda. La posición de la cabeza de nuestro Titular es igual, y si aceptamos que las dos imágenes pudiesen basarse una en la otra (no sabemos cuál de las dos se realizó antes) la imagen del Niño debería ser similar. Sin embargo el Niño Jesús del Patrón mira al frente y no pase su mano derecha por la espalda de su Padre.