Si desea recibir en su correo electrónico la correspondencia de la Hermandad y Esclavitud de San José, envía un correo indicando su nombre a:

secretaria@patronsanjose.net
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inicio » Historia » La figura de Pío VII

La figura de Pío VII

 

  

Pío VII es el Sumo Pontífice que declaró al Patriarca Bendito Señor San José Patrón de la Villa de la Real Isla de León (desde 1.813 ciudad de San Fernando). Fue el Papa que se enfrentó a Napoleón Bonaparte en defensa de sus prerrogativas eclesiásticas. Su nombre era Luiggi Barnaba Chiaramonti. Nació en Cesena (Italia), en 1.742, y perteneció a la Orden Benedictina, fundada por San Benito de Nursia (que vivió entre 480? y 547?), cuya primera sede fue Montecasino (que data de 529). La regla de vida Benedictina que aprendió Pío VII fue la denominada "Ora et Labora", tal y como la concibió San Benito, consistente en orar y trabajar. San Benito está considerado padre del Monacato occidental y Patrón de Europa.

El antecesor de Pío VII fue Pío VI, familiar suyo, quien lo ordenó primero Abad y luego Cardenal. Fue elegido Papa en 1.800 y al año hubo de negociar con el Gobierno de Bonaparte un Concordato por el cual se restablecía la Iglesia Francesa. Ungió a Napoleón como Emperador en 1.804, pero sus relaciones con él se deterioraron hasta la ruptura. Así, Francia y los Estados Pontificios rompían todo tipo de relaciones por el interés de Napoleón de incrementar su control sobre la Iglesia Francesa. En 1.809 Napoleón agrega a su Imperio los Estados Pontificios e hizo prisionero a Pío VII en Savona y luego en Fontainebleau. En 1.814 conseguiría volver al Vaticano, al arreciar el poder de Napoleón. Entonces anuló la legislación promulgada bajo poder napoleónico, restauró a los Jesuitas, reactivó la Santa Inquisición y suprimió la Sociedad Secreta de los Carbonarios. Es destacable la aparición de Pío VII en la obra pictórica "Coronación del Emperador Napoleón I ", del artista Jean Louis David, que reproducimos a continiación.

Sirva esta breve reflexión sobre aquél que fue responsable de que la Isla de León pudiese contar con Patrón propio e igualmente a él se le debe la independencia religiosa de la Villa respecto de Cádiz, si bien al nombrar en la misma Bula a Servando y Germán como Co-Patronos, Pío VII se presenta como un gran diplomático que lograba así, con tan hábil maniobra, contentar a las dos partes en litigio, Cádiz, que lograba mantener en buen sitio a los dos Santos Mártires, y la Isla de León que conseguía así Patrón propio con todo lo que eso conllevaba. Pío VII falleció en 1.823.