Si desea recibir en su correo electrónico la correspondencia de la Hermandad y Esclavitud de San José, envía un correo indicando su nombre a:

secretaria@patronsanjose.net
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inicio » Noticias

LOS ROCIEROS SE DESPIDIERON UN AÑO MÁS DEL PATRÓN DE LA ISLA

 

 

 

En una mañana como de María Santísima, como la que describen las crónicas sobre la jornada en que la Virgen del Carmen llegó a esta tierra, la Isla rociera era la que, en esta ocasión partía al encuentro de la Santísima Virgen del Rocío.

Y como cada año, los josefinos queríamos estar junto a los hermanos de esta querida Hermandad isleña, participando de la Misa de romeros con la presencia de nuestro Hermano Mayor para, tras la celebración, acompañarles en este inicio de la Romería.

Una vez más, la carreta rociera con el Simpecado pardo paraba frente a La Mayor para cumplir con el Esposo de Aquélla que espera en Almonte y que, cual siervo fiel y cumplidor, a buen seguro guardará a los peregrinos isleños hasta el encuentro con su Esposa.

La Esclavitud, con su guión corporativo, recibía a la Hermandad del Rocío a las puertas de nuestra sede canónica. Nuestro Hermano Mayor; el Rvdo. Sr. D Luis González, Director Espiritual de la Esclavitud y una nutrida representación de la Junta de Gobierno, junto a nuestros hermanos rocieros, rezábamos el Ángelus para, seguidamente, entrar en la Iglesia Mayor y, ante el altar de San José, la Hermana Mayor, Ana Ortiz, realizar la tradicional ofrenda al Patrón.

Las palabras de ambos hermanos mayores y los tradicionales vivas pusieron el broche al hermoso rito que cada año se repite. De nuevo ante la carreta rociera, los josefinos correspondimos un año más con la ofrenda al Simpecado.

Finalmente, un representación de la Esclavitud acompañó a la Hermandad por toda la calle Real, en la despedida de nuestra Patrona, la Santísima Virgen del Carmen y en el rengue del parque Sacramento.

¡¡Buen camino rocieros y que la Reina de las Marismas nos guarde y nos fortalezca en salud de cuerpo y alma!!