Si desea recibir en su correo electrónico la correspondencia de la Hermandad y Esclavitud de San José, envía un correo indicando su nombre a:

secretaria@patronsanjose.net
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inicio » Noticias

SALUDA DEL DELEGADO EPISCOPAL PARA LAS HH Y CC DE LA DIÓCESIS DE CÁDIZ -2019

 

 

Con el venerable rito de la bendición e imposición de la ceniza, que pretende expresar nuestro deseo de conversión, daremos comienzo al tiempo de cuaresma, que nos prepara para celebrar el Misterio Pascual, de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, misterio de amor y don de gracia inconmensurable, fruto de la amorosa iniciativa por la que Dios Padre envía a su Hijo al mundo para nuestra salvación.

Comienza la cuenta atrás para la celebración central del Año Cristiano y en el itinerario hacia la Semana Mayor, por ser en ella donde se dieron los acontecimientos más importantes para nuestra salvación. Así en el horizonte emergen como faros las HH y CC penitenciales que si bien, todo el año, dan muestra en mayor o menor grado su vitalidad, en el tiempo cuaresmal intensifican su trabajo con los cultos de reglas que han de preparar para la estación de penitencia.
Sin duda el mundo de las hermandades es un sector bien apreciable en la vida diocesana; y, desde luego, para muchísimos católicos de nuestra querida Diócesis de Cádiz, es un camino de vida cristiana y de encuentro con el Señor. Como ya dije en otra ocasión: Las Hermandades y Cofradías, como hijas de la Iglesia, no pueden ser entendidas de otra manera, que como asociaciones de fieles cristianos laicos, mediante las cuales, estos se unen para vivir como hermanos bajo la devoción al Stmo. Sacramento, a la Pasión de Redentor, a la Stma. Virgen y los Santos.

No olvidemos que la estación penitencial ha de ser expresión externa de una fe que se vive cada domingo, día del Señor, en la Eucaristía semanal. Que por nuestro camino, solo será verdaderamente luminoso, no por los cirios y velas que llevemos en nuestro cortejo, sino por nuestra unión con Cristo, luz de los pueblos y por el testimonio que demos con nuestras vidas del amor que le profesamos a Dios y por Él a los hermanos.

Es muy loable que las hermandades vengan ayudando con numerosas y variadas iniciativas de solidaridad hacia los más pobres, pero probablemente podamos incrementar ese servicio, por una parte suministrándole bienes materiales pero también apostando por la transmisión de la fe. Como decía Santa Teresa de Calcuta, «la mayor pobreza de los pueblos es no conocer a Cristo». Me preocupa enormemente como Delegado Episcopal para las HH y CC que para algunos los ritos y expresiones de nuestra fe que pretenden acercarnos más a Dios y procurar nuestra conversión, así como, que demos frutos de santidad, se hayan convertido en un mero pasatiempo, donde Dios que debe ser el centro, se haya desplazado para dar el espacio nuclear, que sólo a Él le corresponde, a realidades secundarias, que para esas personas cobran una importancia capital.

Vivamos genuinamente nuestra fe, démosle a Dios el lugar que le corresponde, procuremos que nuestras hermandades y cofradías sean verdaderos espacios de evangelización y de esta forma hagamos de verdad que nuestros cultos, viacrucis, rosarios y procesiones, sean proclamación de la verdad central de nuestra fe: el amor insondable de Dios que en Cristo nos busca y se nos da hasta el extremo de la cruz, para vencer nuestros pecados y así devolvernos la vida.

En el crucificado se manifiesta de forma única el amor misericordioso de Dios, que por nosotros se hace obediente hasta la muerte y una muerte de cruz (cfr. Flp 2,8), por ello al contemplarlo con San Pablo digamos convencidos, llenos de amor y gratitud: “Me amó y se entregó por mi.” (Gal 2,20).

A todos una intensa y fervorosa Semana Santa y una feliz Pascua de Resurrección 2019.


Juan Enrique Sánchez Moreno,
Pbro Delegado Episcopal para las HH y CC de la Diócesis de Cádiz.