Si desea recibir en su correo electrónico la correspondencia de la Hermandad y Esclavitud de San José, envía un correo indicando su nombre a:

secretaria@patronsanjose.net
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Inicio » Noticias

UN 1 DE MAYO PARA RECORDAR

 

 

El calendario litúrgico tan sólo nos dio a los josefinos diez días de vísperas después del Domingo de Resurrección. Un verdadero reto para todo lo que se nos venía encima; porque el 1 de mayo en la Isla y, particularmente en la Esclavitud, no es exclusivamente poner el paso del Patrón en la calle, sino el resultado de la dedicación durante prácticamente todo el año de sus hermanos para vivir una jornada plena a la manera que entienden los josefinos que debe ser su hermandad de gloria.

UNA MAÑANA DE CELEBRACIÓN Y EMOCIONES

Y tras unas vísperas de exorno del barrio, de ofrendas de los niños y niñas de catequesis, de ensayos, traslados, preparación de petaladas, etc... El día de San José Obrero, como hace más de una década, comenzaba de nuevo con el mejor de los desayunos en la calle San Cristóbal gracias a la generosidad de los hermanos y vecinos de esta calle.

Momentos antes de la celebración religiosa, la Agrupación Parroquial Reina de los Ángeles San Fernando, realizaba su ofrenda floral a nuestro Titular y Patrón, todo un detalle a agradecer.

A las 12,30 nos reuníamos en la Misa preparatoria de la procesión de alabanzas, predicada y presidida por nuestro querido sacerdote el Rvdo. Sr. D. José Carlos Mellado González, quién en su predicación volvió a manifestar la devoción y el cariño que tiene hacia San José. El emotivo acompañamiento de nuestra querida Pura, integrante del coro de la Asociación de Mujeres Isleñas, interpretando los cantos que le dedicará al Patrón nuestro hermano Santiago Muñoz, volvió a emocionar a todos.

Y más emotivo aún fue el momento de prender la llama de la cera del proyecto "Lágrimas de Vida" de manos de Dña. María del Carmen Valero Bruzón hermana y donante de nuestra también querida hermana josefina Chari Valero (Q.E.P.D.).

Finalmente, el acto de bendición e imposición de medallas a los hermanos cerraba la celebración religiosa de la mañana, de la que participaron un notable número de josefinos.

 

Galería de fotos de los actos de la mañana:

 

 

TARDE DE PROCESIÓN GLORIOSA

Los hermanos, invitados, representaciones y medios acreditados iban llegando al templo y se encontraban la estampa del paso del Patrón puesto en carrera presidiendo la nave central.

San José se presentaba impecable, gracias al buen hacer de nuestro hermano y vestidor D. José Manuel Aragón Cortejosa. Después de dos años, nuestro Titular se vestía de nuevo para el 1 de mayo con la túnica azul y el manto de tisú bordado, aunque no a la manera acostumbrada, ya que la capa cubría completamente su espalda dejando ver en el centro el simbólico bordado del capillo con el pelícano; el amor de Dios. Además de las distintas preseas ofrecidas por sus hermanos y también con las que Ayuntamiento, instituciones, hermandades y asociaciones lo han ido distinguiendo durante los últimos años en virtud a su Patronazgo y protección sobre éstas y la Ciudad, destacamos la presencia en el pecho del Patrón del corazón josefino junto al que iban custodiadas todas las promesas y peticiones realizadas durante los Siete Domingos y la Solemnidad de San José del 19 de marzo.

El estreno de los dos arbotantes delanteros va progresivamente dándole al paso del Patrón las proporciones definitivas, pero obliga a replantear cada año la distribución del exorno floral, compuesto este 2019 por distintos colores y tonalidades, ofreciendo una nueva visión del trono josefino.

Por otra parte, la Comisión de Fiscalía se encargaba de formar el orden del cortejo procesional. Minutos antes de las seis de la tarde, se preparaba en el interior del templo la simbólica ceremonia de apertura de las puertas de la Mayor, gesto que abre el tiempo letífico de la Isla y que estuvo a cargo, un año más, del Pregonero de las Glorias D. José Martín Pérez Jiménez. Acompañaron al pregonero nuestro Hermano Mayor, D. Alejandro Leiva Rosa, la Ilma. Alcaldesa de la Ciudad, el Excmo. Sr Almirante Segundo Jefe del Arsenal de Cádiz, el Delegado Episcopal de HH y CC, el Administrador Parroquial de la Mayor y Director Espiritual y el Sr. Presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías.
Tras el sencillo pero emotivo acto, el cortejo procesional con el Diputado de Cruz al frente comenzaba a salir con celeridad integrado por las representaciones de la Adoración Nocturna Femenina, Hermandades de la Parroquia, de Sanidad y Carmen, junto a las Salineras del Carmen y la Sal 2018, presidencias formadas por las hermandades de gloria, de nuestra sede canónica, de Santo Entierro, Graduados Sociales, Junta Permanente del Consejo de Hermandades y Corporación municipal.

Hermanos y hermanas josefinos, junto a nuestro grupo joven, portaban las insignias y cirios en los distintos tramos. Sumándose al grupo joven, se integraban algunos niños y niñas de catequesis que en la víspera también realizaron su ofrenda al Patrón. Mención destacada al cuerpo de acólitos y servidores que acompañaron a San José en todos sus puestos, especialmente a un buen número de hermanos y colaboradores que año tras año se ofrecen para ello y que aportan la Solemnidad que requiere la procesión.

Verdaderamente emocionante fue la primera "levantá" sobre el mármol de la Iglesia Mayor por parte de Susana Herrera acompañada de integrantes de la Asociación "APOLEU" y del Proyecto "RECAÍDA 0", tras la que el Patrón atravesó la Iglesia con paso largo y a los sones del armonio en el que José González interpretaba su marcha "San José."

Los Himnos, Nacional y el de San José de Beigbéder y Hernández Lora, por parte de los músicos de las Nieves de Olivares, marcaban los primeros compases a la cuadrilla de hermanos para, a continuación, sonar "Esperanza de Vida" de Manuel Marvizón expresamente dedicada a los donantes de órganos.

El adelanto horario de la procesión supuso, por un lado y como era previsible, una menor afluencia de público en la salida a la Plaza Iglesia que en años anteriores, unido a las altas temperaturas. Pero a la vez, favoreció que, principalmente a partir de Losada y sobre todo la llegada a la Capilla de la Estrella, el público incrementara notablemente hasta la práctica totalidad del itinerario restante, ganando también mayor luminosidad y estética el paso por las calles del barrio de regreso.

Previamente, la procesión alcanzaba uno de los momentos destacados del itinerario; el paso por la Capilla de la Estrella y el saludo corporativo de la Cofradía de Cristo Rey, a la que el Patrón llegó a los sones de la marcha del mismo nombre que Rafael Huertas y Juan J. Puntas dedicaran al Titular de la corporación lasaliana.

Tras la "levantá" dedicada a la Hermandad del Domingo de Ramos y con la incorporación en presidencia de su Hermano Mayor, la procesión alcanzó la calle y la plaza que lleva el nombre del Patrón. Previamente, se ofreció a la Ilma. Sra. Alcaldesa una "levantá" en representación simbólica de todos los isleños.

"Santo Patrón Isleño" de José Enrique Raposo y Ribera Tordera, fue la marcha de entrada en su calle y con la que recibió los primeros pétalos, como siempre, desde la azotea de nuestra querida hermana Aurora Higueras Milena. Y un año más, a los sones de "Reina de Triana" tras la "levantá" dedicada al Sr. Almirante, San José recibió una lluvia de pétalos de rosas que volvió a emocionar al numeroso público concentrado en la calle. De la ofrenda de su calle, al homenaje a los abuelos y abuelas de la Residencia del Patronato de San José; "A ti Manue" llevo el paso hasta ellos entre silencios y aplausos agradecidos.

A continuación, llegó el momento de la Estación Menor al Santísimo, acto que da sentido religioso a la procesión de alabanzas. Los rezos fueron dirigidos por nuestro hermano, el Rvdo. Sr. D. Juan Enrique Sánchez Moreno, acompañado de nuestro Director Espiritual, el Rvdo. Sr. D. Luis P. González Rodríguez.

A pulso se volvió a levantar el Patrón en el centro de la plaza para volver a concentrar la atención de los presentes con la interpretación de "Mi Amargura" y las dedicatorias que se oían desde abajo de los faldones. A las puertas de la Capilla de los Desamparados, ofrenda de la Cofradía hermana y llamada de su Hermano Mayor y hermano josefino.

Finalmente, con la interpretación de "La Sangre y la Gloria" en honor a la Hermandad de Desamparados, San José se despedía de la plaza y emprendía su regreso por las calles del barrio.

REGRESO TRIUNFAL POR EL BARRIO

A diferencia de los últimos años, aún con la luz de la tarde y con numeroso público esperando la procesión, el cortejo se adentraba en los primeros tramos del barrio engalanado en honor de San José hasta llegar a la C/ San Cristóbal; pétalos desde las azoteas, la tradicional ofrenda de cada año y cante a las plantas del Patrón a cargo del coro "Saber Vivir" del Centro de Mayores.

Las calles San Francisco de Asís y San Pedro Apóstol, eran la antesala del discurrir de la procesión por el epicentro del barrio, la C/ Jorge Juan; recuerdos, presente y futuro se escriben en este entrañable rincón imprescindible cada 1 de mayo en forma de versos con nuestro hermano Santiago Muñoz, así como en la "levantá" en memoria de Antonio y "Lili" que, a la vez, es el recibimiento a la familia Pascual que se une a esta celebración josefina anual.

La noche cae cuando San Jose sube un año más la calle San Vicente hasta Pérez Galdós ganando minutos al horario previsto y andando con las marchas. Y en el año de su centenario, una magnífica interpretación de "Amarguras" de Font de Anta fue la música con la que el Patrón alcanzó una Plaza Iglesia con más público esperando la recogida que en años anteriores.

La Cruz del Cortejo volvía a las 22,30 al templo; se ofreció la "levantá" a David Fraile, presidente de la Asociación Filarmónica de las Nieves de Olivares como agradecimiento por su disponibilidad siempre con la Esclavitud, y al finalizar una etapa tras ocho años ejerciendo el referido cargo. "Siempre la Esperanza", "Pasan los Campanilleros" y el "Himno a San José" sirvieron para rematar el buen trabajo de la cuadrilla de hermanos delante y debajo de los palos del paso de San José que minutos más tardes cruzaba de nuevo el dintel de la Mayor a los sones del Himno Nacional.

Dentro del templo, San José atravesaba de nuevo la nave central a la vez que se rezaban las preces finales. Una vez posado el paso en el mármol del templo por la cuadrilla de hermanos rematando un muy buen trabajo bajo los palos, el Hermano Mayor dirigió unas palabras de gratitud y felicitación por todo lo vivido en un 1 de mayo, verdaderamente, para recordar.

 

Galería de fotos de la procesión:

 

 

Fotografías: David L. González Vázquez, Fernando Fossati Aragón, Antonio Quintero Bozo y Archivo Esclavitud de San José.